Hunter Biden: Negocios turbios, crack, mujeres y la palmadita de papá

Hunter pactó con la Fiscalía declararse culpable de varios delitos federales. Una especie de cortina de humo con el objetivo de aliviar presión a su errático comportamiento.

Hechos 20 de junio de 2023 Redacción
Screenshot 2023-06-28 at 11.15.19 PM

Screenshot 2023-06-28 at 11.15.19 PM

Joe es el padrino de la casa Biden. El tipo duro que controla todo, o casi todo, y que, en su afán de posicionarse como cabeza de familia, se ha dejado arrastrar a los submundos de su hijo Hunter, incurriendo en turbios negocios (se le identifica como “the big guy”) y que ahora trata de limpiar a base de acuerdos judiciales desabridos. Parece una película, con un argumento a lo Hollywood e ingredientes para convertirse en taquillera, mas incapaz de convencer a los espectadores.


Hunter pactó con la Fiscalía declararse culpable de varios delitos federales. Una especie de cortina de humo con el objetivo de aliviar presión a su errático comportamiento.


Se trata, por un lado, de un cargo por evasión de impuestos federales, y por otro de una violación de la legislación sobre porte de armas relacionada con su pasado de alcoholismo y consumo de drogas.


En virtud de este acuerdo, el hijo de Biden, de 52 años, admitirá errores en la declaración de ingresos relativos a los ejercicios de 2017 y 2018. La Fiscalía de Delaware aceptará a cambio que pueda quedar en libertad vigilada, lo que evitará una hipotética entrada en prisión. Una vez más la complacencia de la justicia. Aunque es poco probable que los ataques terminen con este acuerdo de culpabilidad que alcanzó con el Departamento de Justicia.


El historial de la oveja negra de la familia Biden es extenso: negocios turbios, drogas y mujeres, viviendo a la sombra de su padre y la de su hermano mayor Beau, quien murió de cáncer en 2015.

Los republicanos acusan a padre e hijo de cosechar millones de dólares a través de los negocios de Hunter en China y Ucrania. La Agencia Francesa de Prensa (AFP) sostiene que “su padre siempre lo ha apoyado”. De hecho, al preguntársele hoy por la declaración de culpabilidad de Hunter, el presidente dijo estar "muy orgulloso de mi hijo".


Hunter se graduó de la facultad de Derecho de Yale y alternó entre trabajos en el gobierno, la banca y los grupos de presión antes de aterrizar en su propia consultoría de negocios internacionales a fines de la década de 2000. 
Su vida se vio empañada por el alcoholismo y la adicción al crack, con períodos de rehabilitación. Su matrimonio se vino abajo y perdió la custodia de sus tres hijas. Tuvo una aventura con la viuda de Beau, tuvo un hijo con otra mujer en Arkansas que lo demandó y luego vio cómo los enemigos se hacían públicos los archivos, correos electrónicos y fotos de su computadora portátil. 


En sus memorias, Hunter escribió que después de la muerte de Beau el consumo de drogas empeoró, tocando fondo cuando su padre dejó la vicepresidencia, en 2017. Hunter relata sus días bebiendo vodka de la botella, vagando de noche por barrios sórdidos en busca de crack y múltiples intentos fallidos de desintoxicarse. 


El mes pasado, los republicanos en el Congreso acusaron a la familia Biden de recibir más de 10 millones de dólares de los acuerdos comerciales de Hunter, aunque ofrecieron pocas pruebas. 
"Hunter Biden y sus asociados buscaban negocios en países que se correlacionaban directamente con el trabajo de Joe Biden como vicepresidente", dijo el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, James Comer.


La espía


Un artículo del economista y escritor Rafael Marrero titulado "Exasistente de Hunter Biden: espía de la inteligencia China", expone hechos preocupantes alrededor de la relación de Hunter con una activa del servicio de espionaje del gigante asiático.

Sostiene que Comer, pidió al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) que investigue el nexo existente entre Hunter Biden y JiaQi Bao, quien fuera su asistente personal mientras él hacía negocios con una empresa petrolera china.


De acuerdo con documentos obtenidos por el Comité —demostrativos de que, más que un rollo de faldas se trata de una delicada relación con una espía de los servicios de inteligencia del Partido Comunista de China (PCCh)— Comer dijo que "los republicanos están preocupados de que Hunter Biden podría haber sido comprometido por la República Popular China (RPC) y los servicios de inteligencia extranjeros".


Un reporte de "The New York Post" sobre este tema indicó que, tras enviar una carta al director del FBI, Christopher Wray, el congresista (R-KY) señaló que espera que este preocupante hallazgo "sea una línea de investigación importante si los republicanos recuperan el poder en la Cámara de Reperesentantes en las elecciones intermedias del 8 de noviembre".


Antecedentes laborales de JiaQi Bao


Para entender el contexto en el que sucedieron los hechos, téngase en cuenta que, entre 2017 y 2018, el hijo de Joe Biden estuvo asociado con CEFC China Energy, un conglomerado de energía y finanzas del gigante asiático, gracias al cual obtuvo 4,8 millones de dólares a cambio de “presentaciones” matizadas por su influyente apellido.
Y mientras hacía negocios turbios con CEFC, se codeó directamente con el presidente de la firma, Ye Jianming, a quien consideraba su “socio”, así como con su vicepresidente, Patrick Ho, a quien calificaba de “cliente” y “jefe de los espías en China”. Justo en medio de esas sospechosas relaciones fue que le presentaron a JiaQi Bao.


La chinoamericana de 29 años, residente en Nueva York, llegó a Hunter como asistente para “ayudarle” en la traducción de documentos y otras funciones de oficina en su firma conjunta con CEFC (Hudson West III). Sin embargo, no se trataba de una asistente cualquiera: más allá de una cara bonita, se trataba de alguien con un pasado bastante peculiar.


"Bao trabajó para la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC, por sus siglas en inglés), que está a cargo de la planificación macroeconómica de China y aprueba cualquier proyecto importante que reciba financiamiento extranjero, por tanto, estaba vinculada al Partido Comunista de China, su empleador antes que la familia Biden", subrayó Comer en su carta.

Aparte de haberse desempeñado en la NDRC, Bao también trabajó para empleados de CEFC vinculados al Partido Comunista. Cabe mencionar que la CEFC era un brazo de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, proyecto del Gobierno chino para ganar terreno a escala global y así allanar el camino hacia su meta de liderar el nuevo orden mundial.


La chinoamericana formó parte de "un esfuerzo de la inteligencia china a fin de crear una relación sexual [con Hunter] que pudiera ser utilizada para influir en él y, en última instancia, en su padre", tal como anunció el China Watch Institute en un detallado reporte sobre el tema.


Funciones de la espía JiaQi Bao


De acuerdo con la carta que Comer le envió a Wray, JiaQi Bao intervino en varios asuntos de la familia Biden. Uno de ellos fue la venta de gas natural licuado de EEUU a China, promovida por los Biden en la que Bao, mediante correo electrónico, le dijo a Hunter, Jim Biden y los asociados de CEFC que su trabajo era asegurarse de que sus intereses estuvieran protegidos.

Básicamente, la joven asistió a negociaciones con empresas energéticas estadounidenses y ayudó a ejecutar importantes transacciones financieras. Según el texto, "parecía estar dirigiendo efectivamente la empresa conjunta [con CEFC] bajo el nombre de Hunter Biden". Y no solo eso: también hizo informes anuales y planes de negocios para la mencionada firma.

"Un correo electrónico de mayo de 2017 sobre la asociación de la familia Biden con CEFC, describió que el "grandulón" debía recibir un 10%. [En este sentido], dos exsocios de Hunter Biden, Tony Bobulinski y James Gilliar, identificaron a Joe Biden como el “tipo grande”. [Entretanto], Bobulinski dijo que se reunió con Joe Biden en el mismo mes [para hablar] sobre el trato", puntualizó el artículo del New York Post.

Según indica la carta del legislador Comer, después de infiltrarse en la familia Biden, Bao instó a Hunter a alentar a Joe para que se postulara como presidente (mucho antes de que este anunciara su candidatura) y luego le brindó consejos de campaña relacionados con China. Claramente, la espía asesoraba a los Biden, siguiendo los puntuales intereses de Pekín.

Relación entre JiaQi Bao y Hunter

En 2021, "The U.S. Sun" reportó que, al inicio los correos electrónicos entre Bao y Hunter eran estrictamente profesionales e incluían horarios de vuelos, reservaciones de hotel y citas médicas. Sin embargo, todo indica que la relación escaló a un vínculo cercano atizado por la coquetería de la espía.

Hace poco, en una entrevista concedida a Fox News, el propio Comer dijo: "Es una chica muy atractiva. Lo hablamos con un denunciante y, según él, ellos eran más que socios comerciales, si sabe a lo que me refiero".

De hecho, en una ocasión, "ella le envió un correo electrónico sobre la devolución de su 'collar de cadena para perros' y en otro mensaje le escribió: "Uno de mis deseos de Año Nuevo es que puedas beber menos. Haré cualquier cosa para hacerte feliz de modo que la función mítica de las bebidas alcohólicas, como un calmante para el estrés, no sea una excusa para la indulgencia".

Otra arista de esta historia que llama la atención es la siguiente: tras la disolución de la empresa conjunta con CEFC, luego de que esta última fuera acusada de delitos financieros, Bao se mostró decidida "a permanecer cerca de la órbita política de Biden", "un sello distintivo de la actividad de inteligencia extranjera", resaltó Comer en su misiva.

Es decir, "la relación entre Bao y Hunter Biden, según la evidencia obtenida por los republicanos del Comité, parece haberse vuelto personal y excedió la capacidad profesional". Aparentemente intentando enriquecerlo, "Bao [también] le dijo que el desorden por el arresto del fundador de CEFC "será una gran oportunidad para ganar", por lo que debía continuar con esa tesis de inversión en gas natural".

En correspondencia con ese grado de insistencia, Comer remarcó que "los esfuerzos de Bao por permanecer cerca de la familia Biden, luego del colapso de la empresa CEFC, plantea serias preocupaciones sobre los motivos y planes de Bao con la familia".

Concretamente, el congresista estadounidense pidió averiguar si la joven espía fue presionada por el régimen de China y los servicios de inteligencia para que se asegurara de que los Biden continuarían vendiendo gas natural licuado estadounidense a China. "Si es así, dijo, esto representa una amenaza alarmante para la seguridad nacional".

Postura de JiaQi Bao frente a Joe Biden

Según The New York Post, "para congraciarse aún más con la familia Biden, Bao se interesó especialmente en la aspiración y estrategia presidenciales del actual presidente Joe Biden". Incluso, "cuatro meses antes de que anunciara su candidatura al pueblo estadounidense, Bao le envió un mensaje de texto a Hunter, [diciéndole]: 'El tío Joe debería postularse para presidente en 2020'".

De acuerdo con la misma fuente, "en 2018, le dijo a Hunter: "Joe Biden será uno de los mejores presidentes en la historia de nuestro país”, y que los aranceles del entonces presidente, Donald Trump, sobre los productos chinos fueron 'un fracaso hasta ahora'".

Un análisis de "The U.S. Sun" al respecto señaló que Bao también le envió a Hunter una investigación que había realizado sobre Trump durante la campaña de Biden de conjunto con una lista de historias negativas sobre el entonces presidente de EEUU Según ella, el estúpido libro de Trump con exageraciones e invenciones sobre la conexión comercial de Joe con los chinos no tiene ninguna relevancia.

En efecto, y del modo en que sabemos, Joe Biden llegó a la presidencia en enero de 2021 y tal como afirmó The New York Post en su reporte, "es demasiado blando con China en una variedad de temas, incluidas las exportaciones chinas de fentanilo, que provocaron un récord de 107.000 muertes por sobredosis de drogas en Estados Unidos el año pasado".

En el último debate televisivo, el entonces candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, aseveró con firmeza: "China no es un enemigo de Estados Unidos. Eso solo está en la cabeza de Trump".

Dinero del régimen comunista en manos de Hunter

A raíz de los correos electrónicos hallados en la tristemente famosa laptop de Hunter, en manos del FBI, no sólo se ha podido conocer el tipo de comunicación que Hunter y la espía sostenían, sino también los principales temas abordados y la posición de Bao respecto a EEUU.

Según el citado reporte del China Watch Institute, dichos correos "incluyen detalles sobre cómo se le pagó a Biden [por la empresa conjunta con CEFC] y la fluidez de las cuentas establecidas por los chinos".

O sea, en los correos electrónicos de Bao se habla de "cuentas chinas que parecen tener efectivo disponible para que Biden lo use a su discreción. Una de las secciones se titula “Guarda todo el dinero que puedas” y anima a Biden a vaciar las cuentas que solo tienen dinero en efectivo", indicó la fuente.

Según "The U.S. Sun", Bao le dijo a Hunter que tomara todo lo posible o descubriera cómo gastarlo para su propio beneficio, sin importar el carácter del fondo operativo disponible. "Si no tomas ese dinero, terminará convirtiéndose en dinero de nadie, así que es mejor usarlo para bien", le aconsejó.

El propio diario añadió que "las referencias indican la fácil disponibilidad del dinero de los chinos durante un período en el que Hunter admite estar continuamente ebrio, dentro de un mundo de excesos sexuales y bajo efectos de drogas fuertes y diversos narcóticos".

Tras la detención de Patrick Ho en 2017, a quien se relacionó con la cúpula gubernamental y la inteligencia chinas, "los correos electrónicos adquieren un cierto carácter de acoso, ya que Bao busca repetidamente reanudar la relación [con Hunter], insistiendo en que quiere ser su amiga".

En esas mismas comunicaciones, la joven "ofrece posibles puntos de conversación para lidiar con las elecciones y la investigación contra Trump, incluidos sus supuestos vínculos con un “salón de prostitución” de propiedad china en Florida, punto de ataque irónico dadas las fotos de Hunter con presuntas prostitutas chinas", prosiguió "The U.S. Sun".

Aunque la empresa conjunta con CEFC se derrumbó, "Biden recibió una gran cantidad de dinero sin evidencia de un trabajo sustancial de su parte. De hecho, él admite que todavía era un adicto al crack durante ese período, y las fotos lo muestran desmayado y consumiendo drogas, así como en citas sexuales con varias mujeres".

Según el análisis del China Watch Institute, "hay una pregunta legítima de por qué una empresa estrechamente conectada con el régimen y la inteligencia chinos estaría dando millones a Hunter y a su tío [Jim]", quienes se asociaron con CEFC en 2017. Afloran varias respuestas: soborno, tráfico de influencias y confabulación.

Sin ninguna duda, se esconden muchos intereses tras las acciones de Hunter, quien le ha sacado todo el jugo posible a su conveniente apellido. Cada vez que trasciende algo —o que los republicanos exigen respuestas en torno a sus actos, como en este caso de la espía china— queda explicitado, cuán rastrera, impropia y, sobre todo, traidora ha sido su conducta en sus relaciones con el gran enemigo: el régimen comunista de China.


 ¿Lavado de dinero?

Punto y aparte es el tema de los cuadros. Cuadros supuestamente pintados por el hijo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fueron el miércoles el centro de una investigación legislativa liderada por los republicanos, que acusan a la familia del presidente estadounidense "comerciar con sus contactos y sus influencias".


El jefe de un poderoso comité de la Cámara de Representantes (baja) escribió una carta los propietarios de una galería de Nueva York que exhibe las presuntas obras de Hunter Biden, exigiendo que proporcione al Congreso una lista de los compradores de sus piezas.


"Su acuerdo con Hunter Biden plantea serios problemas éticos y revela la cuestión de si la familia Biden [comercia una vez más] con sus contactos e influencias", dijo el republicano James Comer en su misiva.
También invita al propietario de la galería, Georges Bergés, a declarar ante el Congreso en febrero.


Hunter Biden y la familia Biden -incluyendo al inquilino de la Casa Blanca- son uno de los objetivos principales de las investigaciones emprendidas por los republicanos para contener los abusos de poder cometidos durante dos años por la administración Biden y la extrema izquierda en EEUU, que incluye incluso al Buró Federal de Investigaciones (FBI) y al Departamento de Seguridad Interior (Homeland Security).


Los republicanos apuntan en particular al riesgo de que industriales o financieros compren sus obras con el único fin de ganarse el favor de la Casa Blanca.


Según James Comer, algunas de las pinturas expuestas por la galería neoyorquina Georges Bergés costaron hasta 225.000 dólares.


"¿Quién pagaría esas sumas de dinero por obras de Hunter Biden que, a priori, no valen nada? Ciertamente no es un Picasso", increpó el legislador conservador en su cuenta de Twitter.

Te puede interesar
Screenshot 2024-05-07 at 1.49.33 PM

El culebrón de Pedro Sánchez no termina

Luis Cino
Hechos 10 de mayo de 2024

¿De veras alguien creyó que Pedro Sánchez, por amor a Begoña, iba a dimitir? ¿Con todas las maromas que tuvo que hacer para conseguir la presidencia? ¿Con todos los sapos que tuvo que tragar en esa alianza con Podemos, la izquierda más recalcitrante, los separatistas vascos y catalanes, Puigdemont y demás prófugos de la justicia a quien ofreció amnistiar?

Screenshot 2024-05-12 at 6.19.42 PM

El único periodismo que acepta la dictadura es el simulacro del oficio

LUIS CINO
Hechos 13 de mayo de 2024

La represión no es solo contra los periodistas independientes. El régimen también considera delito y penaliza severamente a las personas que en las redes sociales informan sobre las protestas. Hace unos días, a la joven Mayelín Rodríguez Prado la condenaron a 15 años de prisión

Screenshot 2024-02-26 at 11.27.04 AM

Adiós, Juana

Luis Cino
Hechos 26 de febrero de 2024

En una memorable ocasión, cuando luego de tener que esperar que llegara un alto dirigente y su séquito para iniciar su actuación, preguntó: “¿Qué volá, ya están aquí todos los secuaces?”

Screenshot 2024-02-27 at 11.54.32 PM

El castrismo condecora a Alice Walker

LUIS CINO
Hechos 29 de febrero de 2024

Tal vez por su problema de visión —aunque ella dice que eso le da consciencia y lucidez—, Alice Walker prefiere ver un paraíso de justicia social, una Cuba idealizada antes que la Cuba real

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email