¿Por qué se han distanciado Estados Unidos e Israel?

Esta no es solo la guerra de Gaza, sino además algo diferente, una nueva y gran batalla del siglo XXI, ya que paralelamente ha sido la lucha en nombre de la idea misma de Occidente y de lo que representa, la ilustración, la civilización greco-romana y la herencia judeo-cristiana

Autores 15 de abril de 2024 Ricardo Israel
Screenshot 2024-04-11 at 2.05.20 PM

Estados Unidos ha logrado detener a Israel en las puertas de Rafah, aunque no para siempre, toda vez que Israel no puede sino seguir adelante, ya que de otra manera el 7-X podría repetirse. Más que aprendizaje, se ha confirmado que a Israel poco le sirve el triunfo militar si el adversario logra imponer su narrativa, y para EEUU la pregunta que se deben hacer muchos países a través del mundo, es sobre cuan confiable es la potencia como también si Europa y el propio EEUU siguen comprometidos con la idea misma de Occidente ante el triple desafío de Irán detrás de lo que ocurre en el medio oriente, Rusia en su invasión de Ucrania y China como temible adversario por el cetro de la superpotencia del siglo XXI.

Es llamativo, pero está terminando el mes de Ramadán y a pesar del llamamiento de Hamas a transformarlo en Yihad en las mezquitas, no hubo levantamiento ni musulmán ni árabe contra Israel. Más aun, todavía no hay un país árabe con algún tipo de relaciones con Israel que esté apoyando oficialmente a Hamas, ya que hasta Qatar se ha cuidado para continuar con su rol de mediador. Tampoco ninguno de esos líderes sunitas ha tenido opiniones al nivel de antisemitismo de los gobiernos de Irlanda o España o del secretario general de la ONU.

Dentro de la confusión occidental, mayores problemas ha encontrado Israel en Europa y en la gran prensa liberal, que con entusiasmo enarbola al igual que en las universidades y en las calles de Londres o Nueva York las consignas de Hamas, y las cifras de víctimas que de allí emanan.

Pero, nada, nada adquiere el dramatismo de lo que ha surgido entre Israel y EEUU, ya que no hay duda de que crece ese distanciamiento, además de la comprobación que entre países no existen los amores eternos. No siempre lo fueron, pero se trata de dos países que el 6 de octubre del año pasado se consideraban y eran vistos por el mundo como sinónimo de alianza estrecha.

 Es una relación que pasa por un momento muy delicado, ya que ha surgido un foso que los separa en relación con la guerra de Gaza, cuyo origen a no olvidarlo, es la invasión de Hamas, la mayor cantidad de víctimas judías desde el Holocausto y el secuestro de alrededor de 250 rehenes.

Ese mismo día, la administración Biden declaró su apoyo a Israel, quien anunció una contraofensiva, la que al cumplirse seis meses es cada vez más cuestionada en la Casa Blanca, que ha ido cambiando de opinión fundamentalmente por la cantidad de víctimas que ha ocasionado y un motivo de política interna, ya que el sistema de EEUU no es mayoritario sino de Colegio Electoral, donde el ganador de la elección presidencial se decide en no más de 6 a 8 estados cuyo resultado es difícil de anticipar, y donde pocos votos marcan la diferencia entre triunfo y derrota.

Así ocurrió el 2016 y el 2020, así pasará en noviembre de este año, y en una reelección cada vez más difícil para Biden, ya existe evidencia que al menos en Michigan podría perder si las minorías árabe y musulmana se abstienen de apoyarlo, lo que podría repetirse en otro(s) estado(s).

Lo anterior entra en creciente contradicción con la necesidad de Israel de cumplir con los objetivos de su contraofensiva sobre Gaza que son la destrucción de Hamas como fuerza militar (tal como lo hiciera EEUU con ISIS y Rusia con los chechenos), recuperar todos los rehenes que sea posible, una nueva realidad de seguridad y un nuevo gobierno para Gaza.

Screenshot 2023-12-15 at 10.43.14 PM¿Cuándo se jodió Estados Unidos?

Ello no ha cambiado, y la manera como se resuelva Gaza va a afectar la credibilidad estratégica de Israel por décadas, y en lo inmediato, su relación con el mundo árabe, donde se ha dado un creciente acercamiento como consecuencia del temor mutuo hacia un enemigo común, la República Islámica de Irán. La posibilidad de la bomba atómica iraní es un elemento de alejamiento hacia EEUU de árabes e israelíes, ya que tanto el gobierno de Obama como el de Biden parecen preferir una negociación con los ayatolas, lo que en su oportunidad produjo una fuerte diferencia de opinión de Obama con Netanyahu, que se mantiene todavía en la actual Casa Blanca, que no ha ocultado el hecho que preferirían otro líder israelí, motivo adicional de distanciamiento, ya que no le corresponde a EEUU decirlo, toda vez que al ser Israel una democracia, esa es decisión de la ciudadanía. Por lo demás, con cierta seguridad apenas termine la guerra de Gaza, el informe de la futura comisión investigadora del deplorable desempeño gubernamental del 7-X, obligará a la renuncia de Netanyahu.

Uno de los problemas que la potencia le crea a amigos y adversarios es que hoy no están claras las líneas rojas que EEUU no acepta que se crucen por unos y otros, las cuales son confusas desde que Obama anunciara que el uso de armamento químico por parte de Assad en la guerra civil siria provocaría una intervención militar, y nada de ello ocurrió, inacción que precipito el desembarco ruso que aseguró la victoria de Damasco.

Hoy, como superpotencia EEUU carece de políticas de Estado a ser continuadas, independientemente de quien sea presidente y que le dieron la claridad suficiente para ganar la guerra fría, ya que ahora cambian con enorme rapidez tal como se está viendo en Gaza, y con seguridad cuanto cambien en noviembre, dependerá de si gana Trump o Biden.

El avance de Israel en Gaza se ha detenido en las afueras de Rafah, la última ciudad en el sur del enclave, decisión política de Israel, fundamentalmente por la presión de Washington, que para demostrar lo que estaba dispuesta a hacer, por rara vez prefirió abstenerse en vez de vetar una resolución de condena a Israel en el Consejo de Seguridad de la ONU para que el mensaje quedara muy claro, lo que evidentemente marca uno de los puntos más bajos de esa relación en mucho tiempo.

Israel no ignora que Hamas no desaparecerá del todo, tal como tampoco ocurrió por lo demás con el Estado Islámico y Al Qaeda, pero igualmente, lo que se pretende es que se les destruya como poder militar con una base territorial desde donde atacar. La información disponible parece apuntar a que, de los 24 batallones de Hamas, probablemente 18 han sido destruidos y quedarían 6 para la batalla final, que, si no son eliminados como fuerza militar, los muertos de esta guerra habrían sido en vano. En Rafah no solo está la frontera con Egipto, sino que probablemente en esos túneles esta también la dirigencia de Hamas en Gaza y los rehenes que han sobrevivido, que al parecer ni siquiera alcanzarían el número de 40.

No hay duda de que Israel ha triunfado en lo militar, pero ha perdido en imagen, ya que Hamas ha impuesto su narrativa en la prensa occidental y en redes sociales, además que lo que ha pasado, ha despertado un virulento antisemitismo en las calles de occidente, incluyendo Estados Unidos y Europa.

Lo militar no es algo menor, y al respecto hay que recordar la cantidad de consejos que al inicio de la contraofensiva recibió Israel que “no debía ingresar a Gaza” ya que lo estaban esperando con la red de túneles, y que la matanza del 7 de octubre tenía ese propósito de provocación. Sin embargo, Israel logró doblegar a Hamas con una cantidad de bajas relativamente pequeña en sus efectivos, tanto que ahora, antes del ingreso a Rafah, ha retirado a la mayoría de ellos para darles descanso.

Screenshot 2024-02-23 at 12.13.49 AMPreguntas a un militante woke y LGBT sobre la guerra en Gaza

En perspectiva, la guerra de guerrilla utilizada por la Yihad de irregulares islámicos, fue recibida de dos maneras por occidente a partir del s XX, el combate o la negociación. Y hasta ahora, nadie había estado en una situación tan favorable en lo militar como Israel en Gaza, precisamente lo que hoy está en cuestión como consecuencia de haberse detenido. Pase lo que pase, Gaza va a dejar a Israel en la avanzada de guerra urbana, la más difícil de todas para un ejército, sobre todo, en condiciones de un poblamiento muy denso, además, con uso de tecnología de punta.

Por ello, todo indica que esta detención es momentánea, y se puede hacer como resultado de los triunfos obtenidos hasta ahora, aunque esta situación no se puede eternizar. Es solo que, para Israel, EEUU es su aliado imprescindible, sobre todo por apoyo político, y en lo militar, representa renovación de armamento, y, sobre todo, municiones, es decir, los mismos problemas que ha visibilizado la guerra de Ucrania.

Israel sabe que en época electoral Washington no es confiable, además del retiro desastroso de Vietnam del Sur, el incumplimiento a los cubanos en Bahía Cochinos, el retiro de Irak dejando a Irán como poder en las sombras y Afganistán, donde devolvió el gobierno a los mismos talibanes. Tampoco ignoran lo que ocurrió en 1973, cuando se dio una situación similar a la actual con EEUU, que pasó de ser el aliado clave para entregar armas (la URSS lo hacía paralelamente con Egipto y Siria) después que la invasión de Yom Kippur estuviera a punto de triunfar.

Sin embargo, lograron recuperarse para vencer a sus rivales, y Kissinger intervino cuando iban camino a Damasco y el Cairo. Tuvo razón en el caso de Egipto, ya que el buen desempeño militar posibilitó el acuerdo de paz de 1979 que le costaría la vida a Sadat. No la tuvo en el caso de Siria, ya que permitió hasta hoy la supervivencia de la dictadura de los Assad.

Esa experiencia de dependencia fue importante para que Israel decidiera tener una muy moderna y eficiente industria militar, de seguridad y de defensa, líder mundial, tanto que a pesar de sus numerosos enemigos, Israel puede seguir cumpliendo con la idea que ha estado presente desde 1948, que las guerras las pelea solo con sus tropas, y que no requiere que sus aliados pongan soldados en el terreno, ni siquiera Estados Unidos, y que a diferencia de Ucrania puede seguir peleando solo contra Irán y sus proxis, en varios frentes, tal como está ocurriendo ahora.

De hecho, hoy Israel autoabastece muchas de sus necesidades, partiendo por la protección de sus ciudades contra misiles y cohetes. Sin ir más lejos, solo EE. UU. y Alemania destacan como aprovisionadores y aquellos países europeos occidentales o latinoamericanos que dijeron que no le “venderían” en el futuro, faltan a la verdad, ya que o no lo hacen o es irrelevante, y, al contrario, son ellos que adquieren, sobre todo, suministros de seguridad.

Con alguna probabilidad, igual que el 73, la industria militar de Israel seguramente va a salir fortalecida, ya que se están creando las condiciones para un proceso de reconversión e inversión para que en el futuro tenga mayor independencia en el tema del suministro de armamentos a sus fuerzas armadas y de seguridad, además de todo el aprendizaje adquirido en esta guerra.

Dado el tremendo consumo que existe en guerra, sea en Gaza o en Ucrania, el problema no es simple, ya que siempre se van a necesitar componentes, sean chips o tuercas, y el ideal de Israel es que no se influya exageradamente en sus decisiones políticas, por lo que con seguridad en el futuro va a exigir ese nivel de independencia a su propia industria.

De tener éxito Israel, quizás hasta el propio EEUU se va a ver perjudicado, ya que tiene pocos aliados tan fieles y al mismo tiempo tan exitosos en lo militar, toda vez que no logró la disuasión con Rusia en Ucrania, tampoco con China hacia Taiwán y no lo ha logrado con Irán ni siquiera en lo que a los hutíes se refiere, con lo que Gaza quedaba como el único teatro bélico que parecía estar funcionando en lo militar para la potencia.

Screenshot 2023-12-11 at 9.58.40 AMIsrael y los judíos: ¿después de Hamas qué?

El costo terrible ha sido en destrucción y muerte para los gazaties, fruto más bien de la decisión de Hamas de usar a su propio pueblo como escudo humano, ya que la guerra se libró con Hamas decidiendo hacerla detrás de su propia población y en hospitales, además que, si se hubiese devuelto a los rehenes, no se habría dado la contraofensiva de la misma forma, toda vez que la petición de cese del fuego no adquiere el mismo sentido cuando se agrega que esa era exactamente la situación que existía el día de la invasión del 7-X.

El distanciamiento genera problemas para Israel, pero también para EEUU, ya que no queda claro que puede lograr alejándose de un aliado tan estrecho y fiel para favorecer a quienes los odian en el extranjero como también a quienes en el propio país no gustan de la idea de lo que Estados Unidos representa, aunque sean ciudadanos, tal como lo demuestra la actual situación en las universidades y en las calles.

Mas aun, todo proyecto de EEUU en relación con el futuro de Gaza va a ser virtualmente imposible de aplicar si no se derrota antes a Hamas. Sin embargo, ¿Es que todo cambió solo por lo que mostraban las encuestas electorales? ¿Es ese el comportamiento que se espera de la que es todavía la superpotencia del mundo? Y si actúa así con quien es percibido como un aliado cercano, ¿qué pueden esperar otros países?

En el pasado hubo periodos donde la relación no fue estrecha. En 1956, Israel fue obligado a retirarse de Sinaí por la administración Eisenhower, a cambio de que llegaran los “cascos azules” de la ONU, quienes se fueron ante la sola petición del Egipto de Gamal Abdel Nasser, pavimentando la pista para la guerra de 1967, año en que el principal proveedor de armas de Israel no era EE. UU. sino Francia. De tal modo era así y como ejemplo de que no siempre fueron aliados, que en los primeros días de la” guerra de los 6 días”, el 8 de junio de 1967 un ataque combinado por aire y mar atacó en aguas internacionales al USS Liberty, un barco espía (oficialmente de “investigación”) de EE. UU. dejando 34 muertos y 171 heridos, con el dudoso argumento que había sido confundido con un barco egipcio. Se calificó como “error” e Israel pagó compensación.

También hubo un distanciamiento europeo y de Estados Unidos, cuando Israel destruyó desde el aire en 1981 el programa atómico de Irak, aunque, por cierto, las dos invasiones hubiesen sido muy distintas si Saddam Hussein hubiese contado con la bomba atómica.

Hoy Israel se ha detenido en el ingreso a Rafah, con la mayoría de los países del mundo advirtiéndole que vendrán consecuencias temibles si sigue adelante en su decisión de destruir a Hamas, todo en el contexto de la peor ola de antisemitismo que ha sufrido occidente desde la segunda guerra mundial.

Difícil para Israel, pero mucho menos que en el pasado, ya que en todas las guerras ha pasado lo mismo, es decir, todas le han sido impuestas, todas las ha ganado, y siempre las más antiguas han sido más difíciles, partiendo por la de independencia, cuando en 1948 fue invadida por las naciones árabes vecinas apenas declarado el Estado. Y sobrevivió.

La realidad es que lo militar es una expresión de la unidad interna, y de su desarrollo tecnológico, cultural y económico. De hecho, nunca en la historia del pueblo judío ha existido una sociedad tan consolidada, exitosa y próspera como ahora, y no solo en lo militar, sino también en la cantidad de libros, innovaciones tecnológicas, descubrimientos científicos como también orquestas sinfónicas, balé y teatro.

Screenshot 2023-10-24 at 12.30.28 AMCrisis en Gaza: falsos relatos, terrorismo, guerra y paz | Luis Leonel León y Luis Fleischman

Israel se ha detenido, pero ingresará a Rafah a pesar de todas las advertencias, incluyendo el doble estándar aplicado por quienes han podido combatir sus guerras sin recibir las críticas que Israel ha tenido. Las razones para intentar eliminar a Hamas como poder militar incluyen el mejor escenario futuro para Israel, que sería el tratado de paz con Arabia Saudita que quiso impedir la invasión del 7-X, y un oriente medio con Irán contenido y sin armas nucleares, con una relación cada vez más estrecha entre Israel y las naciones árabes sunitas. Este escenario no se materializará sin un triunfo convincente de Israel, ya que los árabes comprenden mejor que occidente el peligro de grupos como Hamas, ya que también lo han sufrido con otros nombres, como es el caso de Egipto.

Desde todo análisis, el ideal para Israel no es la intervención occidental, sino un escenario post Hamas, donde sean los países árabes sunitas los que entreguen el respaldo que necesita la Autoridad Palestina, siempre que esté disponible para una solución de dos estados que en el pasado no ha respaldado, uno al lado del otro y no uno en vez del otro, donde Ramallah de el paso que hace falta, ser un socio para la paz, aceptando lo que se ha rechazado siempre, que el acuerdo de 1948 de las Naciones Unidas, consultaba dos Estados, uno árabe, pero el otro judío, así como suena, Israel como país con esa característica. Ojalá con mucho liderazgo árabe sunita y de apoyo de los países del Golfo, con la menor presencia que sea posible de la ONU actual y de UNRWA, la agencia que está demasiado comprometida con las acciones de las milicias terroristas.

La comprensión de lo que ocurre es dificultada por las opiniones que mezclan arrogancia e ignorancia, que opinan sin saber, lo que incluye a algunos que ponen adelante sus apellidos judíos con “consejos” que pretenden condicionar lo que Israel debiera hacer, según sus visiones desconocedoras de lo que es una guerra. En lo personal, a mí me desagradan, al menos algunas que les he leído a estas personas en dos países, Chile (donde viví la mayor parte de mi vida) y EEUU (donde resido).

Israel no tiene alternativa sino seguir adelante, y en preparación ha retirado la mayor parte de sus tropas, paso necesario por el tiempo que llevan combatiendo, la necesidad de descanso y, sobre todo, por lo que viene, tratándose por lo tanto de un repliegue que tiene sentido y que seguramente fue planificado.

Seguramente habrá menor cantidad de tropas y un uso más quirúrgico del armamento a disposición de Israel, sin la destrucción que ha acompañado el avance anterior, usando la información existente al igual que la experiencia adquirida, fundamentalmente con los objetivos siempre presentes de seguir destruyendo la capacidad militar de Hamas como también neutralizando a sus lideres y sin duda, esclareciendo lo que pasó con los rehenes, recuperando a los que estén vivos.

Por ahora, pocos lo reconocen, pero esta no es solo la guerra de Gaza, sino además algo diferente, una nueva y gran batalla del siglo XXI, ya que paralelamente ha sido la lucha en nombre de la idea misma de Occidente y de lo que representa, la ilustración, la civilización greco-romana y la herencia judeo-cristiana.

Captura de pantalla 2023-05-31 a la(s) 1.25.38 a.m.Los totalitarismos conducen a la resignación y el suicidio en masa

Ricardo Israel es abogado, politólogo, académico y comentarista internacional chileno de origen judío. Fue decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chile. Fundador del International Center for the Quality of Democracy. Presidió el Comité de Investigación sobre Fuerzas Armadas y Sociedad de la International Political Science Association (IPSA). Ex candidato presidencial por el Partido Regionalista de los Independientes (PRI) en las elecciones chilenas del 2013. Puede seguirlo en @israelzipper. ​

Screenshot 2024-03-25 at 10.47.33 PMLos otros refugiados de Medio Oriente

Te puede interesar
Screenshot 2024-04-29 at 11.13.41 PM

El elefante en el cuarto

Pedro Miguel González
Autores 01 de mayo de 2024

Muchos de quienes defienden este tipo de inmigración hablan de que el país es inmenso y existen grandes áreas que no están muy pobladas, pero la realidad es que ningún inmigrante llega a este país y se va a vivir al medio del desierto de Arizona o a las praderas del Medio Oeste

Screen Shot 2024-03-07 at 5.28.31 PM

La Habana, testigo de una tiranía

HUGO BALDERRAMA
Autores 14 de marzo de 2024

Con el tiempo descubrí que para desmontar los mitos y sofismas que Fidel Castro y sus panegiristas han montado sobre Cuba no hay nada mejor que leer a los propios amigotes y simpatizantes del tirano, por ejemplo a Manuel Vázquez Montalbán

Screenshot 2024-05-03 at 8.22.43 AM

Cumbre del crimen organizado de Las Américas con sigla Alba en Venezuela

Carlos Sánchez Berzain
Autores 03 de mayo de 2024

Todas estas conductas son delitos graves que hacen aplicable la Convención de Palermo por mandato del artículo 2 inciso b que define: “por delito grave se entenderá la conducta que constituya un delito punible con una privación de libertad máxima de al menos cuatro años o con una pena más grave”

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email