Israel y los judíos: ¿después de Hamas qué?

La reaparición de la fobia más antigua del mundo, el antisemitismo, o como muchos la llaman, la judeofobia cambió el paradigma en los últimos meses

Autores 16 de diciembre de 2023 Ricardo Israel
Screenshot 2023-12-11 at 9.58.40 AM

Hay en esta columna una búsqueda de prospectiva, de intentar encontrar tendencias y claridades. No es algo nuevo ni original, ya que, desde tiempos remotos ha existido el deseo de anticipar al futuro, sea el ganador de una elección o los números de la lotería. De hecho, aunque no siempre nos damos cuenta, intentamos anticipar el futuro en hechos cotidianos, incluso que escribí esta columna esperando encontrar lectores, hecho no comprobable hasta que sea publicada, es decir, un intento de anticipación de futuro.

Sin embargo, todo se complica con situaciones más complejas como pueden serlo hechos económicos o políticos, y, por cierto, aún más, con guerras, por lo que se puede terminar confundiendo el futuro previsible con deseos personales.

Hago esta prevención, ya que después de cumplir el doble objetivo de erradicar a Hamas y de la liberación de los rehenes, vienen tareas de gran importancia para Israel y los judíos, no solo quién gobierne Gaza, sino también lo que destaparon las atrocidades del 7 de octubre, la reaparición de la fobia más antigua del mundo, el antisemitismo, o como yo prefiero abordarlo, la judeofobia. El huevo de la serpiente se hizo presente incluso en las universidades de elite de Estados Unidos.

Y si algo aprendieron los judíos este mes, es que interesan al resto del mundo menos de lo que suponían, y que al mismo tiempo se apoyan uno al otro más de lo que ellos mismos pensaban.

Screenshot 2023-10-24 at 12.30.28 AMCrisis en Gaza: falsos relatos, terrorismo, guerra y paz | Luis Leonel León y Luis Fleischman

Hamas no es solo poder militar y terrorismo, ya que también es un imperio financiero, como lo demuestran los recursos que manejan los dirigentes máximos en Qatar, quizás con fondos que incluyen la ayuda de la Unión Europea, Estados Unidos y otros países, sustraída a los habitantes de Gaza. Al respecto, ¿existirá el deseo de embargar ese dinero mal habido?, tema donde la participación de Estados Unidos es irremplazable, dado que todavía mantiene el control de las transacciones internacionales, al menos con aquellas efectuadas en dólares.

¿Se actuará contra el origen de la actual ola de judeofobia en universidades a través del mundo? Sin duda, en las de Estados Unidos no son los sospechosos de siempre en la derecha e izquierda, sino que se les encuentra en el progresismo actual. Ideas que tienen que ver con opresores y oprimidos, y que, a través de la llamada interseccionalidad, es decir, puntos distintos que confluyen en otro, donde a través de la idea de opresores y oprimidos, los judíos terminan convertidos en “colonizadores” de su tierra original, donde además han sido los únicos que la han gobernado, ya que todo el resto han sido imperios (transitorios).

Te puede interesar:Steven Spielberg dirigirá un documental sobre los ataques de Hamas del 7 de octubre en Israel 
¿Estará decidida la única comunidad con el respaldo y los recursos necesarios para llevar a tribunales a las universidades de elite y sus autoridades, que en lo que a judeofobia se refiere, no se distinguen mucho de los rectores de la Alemania de los 30s? Hablo de Estados Unidos y de una batalla legal que idealmente debiera terminar en la Corte Suprema.

Israel se sacó los guantes con el “nunca más “, pero ¿habrán despertados los judíos del mundo, aun aquellos que no se identifican como tales ni se sienten parte de una comunidad? Al respecto, el criterio de la Agencia Judía me parece el correcto, que es judío “todo aquel que se identifica como judío”, aunque la historia enseña que muchos terminaron sus vidas en el holocausto o en pogromos sin sentirse tales, pero así murieron, ya que quienes los odiaban no repararon en esas nimiedades, y de hecho, no hay en Israel sentencia judicial o ley que defina quién es o quién no lo es, más allá de seguir la disposición religiosa que viene de tiempos tribales, de que lo es aquel que proviene de un vientre judío, sin embargo, no todo judío es religioso, y claramente algunos no lo son.

Screenshot 2023-10-19 at 4.08.53 PMFuncionaria del Departamento de Seguridad de EE.UU. promueve al grupo terrorista Hamás en redes sociales

Lo que no cambia es que hoy el holocausto no es repetible porque existe el Estado de Israel, y esa es la protección última de todo judío, quiera o no serlo, como por ejemplo, lo han agradecido aquellos que Israel ha rescatado de golpes militares en América Latina o aquellos que por razones religiosas esperan al Mesías y por lo tanto, rechazan al Estado y lo acusan de ser causante de las desgracias actuales de los judíos, y estrechan manos de los ayatolas iraníes o aconsejaron a Arafat en temas judíos, ya en los 70s. A ellos también el Estado los protege, aún si ellos no lo reconocen como tal, y ni siquiera le pagan impuestos o le solicitan pasaporte.

Lo anterior es parte de la diversidad que siempre ha existido en el pueblo judío, que a muchos les cuesta entender, por lo que siempre la petición judía es solo de respeto, ya que al no existir búsqueda de fieles en religión o en el sionismo político, no existe una tradición de proselitismo.

De partida, en Israel no solo residen judíos, ya que los árabes de origen palestino que allí viven son el 21,1% de acuerdo con el último censo (5% con otros orígenes) y consistentemente representan al quinto del electorado, lo que siempre los ha transformado en uno de los grupos políticos con mayor apoyo en la Knesset o Parlamento de Israel. Por cierto, no considera la población que vive en otros países o los territorios ocupados, pero el hecho es que con un 73,9 % de judíos, es el único país donde estos son mayoría, y donde sus fiestas religiosas más importantes son feriados. Algo no menor, considerando la judeofobia que recorre los principales países de occidente.

Es también la raíz no superada del conflicto, ya que un país con mayoría judía sigue siendo inaceptable para mucha gente en el medio oriente y en el mundo, que exista un país donde los judíos no sean una pequeña minoría, ya que incluso en Estados Unidos no superan el 2,4% de la población y en el mundo sobrepasan levemente los 15 millones, una gota en un océano mundial de ocho mil millones, aunque la población judía todavía no recupera las cantidades anteriores al holocausto, es decir, más de 16 millones en 1939.

Screenshot 2023-10-17 at 11.43.31 PMLo que no dice el MINREX sobre Hamás y la Franja de Gaza

Este un hecho como también lo es aquel que surgió de las recientes negociaciones para intercambiar rehenes por prisioneros, algo que era solo conocido entre especialistas, que Hamas no es el único grupo con armas en Gaza. Conocida era la Yihad Islámica, grupo de creación directa de Irán, manifestado hoy en el hecho que Hamas podría solo llegar a 100 rehenes bajo su control, ya que otros 130 se reparten entre la Yihad y otros grupos menores, existiendo rehenes hasta en manos de grupos narcos y particulares, que aprovecharon de secuestrar personas como forma de hacer un negocio delictual.

Todo un aviso del caos que podría esperar a quien decida hacerse cargo de Gaza.

Una pausa puede favorecer la posibilidad que la dirigencia de Hamas evada el cerco que Israel tiene sobre ellos, y solo fue aceptado por Jerusalén por el éxito que ha tenido en lo que parece ser un triunfo militar sobre Hamas, y al respecto, es útil recordar todas las opiniones provenientes de Europa y Estados Unidos, que Israel no debiera ingresar porque iba a una “trampa”, lo que también era la opinión de Hamas, que después del 7 de octubre Israel iría a seguir irreflexivamente a los asesinos y sus rehenes.

Aunque desde 1948 ha habido ocho guerras en el medio oriente e Israel no ha iniciado ninguna, y a pesar de que todas las ha ganado militarmente, no ha logrado la paz y más bien, ha perdido la narrativa posterior.

A pesar de los anuncios de un desastre, Israel no hizo caso a los agoreros e impuso sus tiempos y su estrategia, con los resultados conocidos, muy negativos para los terroristas. Aunque Hamas no va a desaparecer como tampoco lo ha hecho Al Qaeda o el Estado islámico, si puede disminuirse su poder para controlar un territorio como Gaza, imponer una dictadura religiosa totalitaria sobre sus habitantes, y agredir repetidamente a civiles israelíes, judíos o árabes. Puede conseguirse su derrota, pero no va a desaparecer, ya que tiene partidarios, como lo demuestra la forma en que se aplaudieron las matanzas indiscriminadas del 7 de octubre y su victoria electoral en Gaza hace ya 17 años, donde no ha habido nuevas elecciones como tampoco donde gobierna la Autoridad Palestina.

Puede continuar como grupo social, religioso o político: como grupo terrorista, pero no como poder militar y de gobierno, con utilización, como ha quedado demostrado, incluso de hospitales y escuelas para la causa yihadista, igual que el uso de civiles palestinos como escudos humanos, en clara violación de lo que se establece en los cuatro convenios (y sus protocolos adicionales) de Ginebra que regulan desde el siglo XIX a las guerras, y donde la dirigencia de Hamas ha violado disposiciones legales , y por lo tanto, pueden ser sancionados, detenidos y juzgados, de acuerdo al derecho internacional.

Screenshot 2023-10-24 at 12.30.28 AMCrisis en Gaza: falsos relatos, terrorismo, guerra y paz | Luis Leonel León y Luis Fleischman

Israel anunció la operación militar sobre Gaza señalando el doble propósito de su nunca más: desalojar a Hamas del poder y liberar a los rehenes, pero, una vez cumplidas ambas, sobresalen otros deberes, con una claridad que no siempre evidencian los conflictos de este tipo. Y aunque no siempre se cumple que Israel y los judíos tienen intereses comunes, esta vez es total la coincidencia.

El primer tema para Israel después de la derrota militar de Hamas debe ser quien se hace cargo del gobierno de Gaza, lo que, por cierto, incluye su reconstrucción. Este paso está relacionado con la deshamasificación de Gaza, el equivalente a lo que fue la desnazificación de Alemania. Por su parte, el ”Nunca Más” de Israel se va a hacer carne en aquellos países árabes donde con abrumadora mayoría se salió a las calles a decir que Hamas (y para algunos, Hitler) tenía razón. Se hará carne, cuando se deje de culpar a la víctima y no al victimario del 7 de octubre, equivalente a lo observado en occidente, donde muchedumbres explicaban las aberraciones que tuvieron lugar por el “contexto”, en que al final los judíos se habrían merecido, lo que les ocurrió.

Israel salió de Gaza en 2005 esperando no volver y nada indica que ello haya cambiado, por lo que por motivo alguno, Israel debiera estar a cargo de la etapa posterior, por mucho que ningún país árabe o islámico haya ofrecido refugio a los palestinos de Gaza, aunque sea como alivio temporal a sus sufrimientos, originados por Hamas, como también a quien ordenó la invasión del 7 de octubre, y si fue Irán, su objetivo por ahora parece logrado, ya que impidió la paz entre Israel y Arabia Saudita, que iba avanzando hacia su firma en la Casa Blanca.

No propondría a la ONU para hacerse cargo de Gaza, ya que es una organización que hoy es profundamente antisraelí, y basta escuchar las opiniones llenas de judeofobia de Antonio Guterres, su secretario general o las condenas rutinarias de la Asamblea General y de la Comisión de Derechos Humanos, donde la mitad de sus resoluciones están dedicadas a condenar a Israel, situación entre injusta y absurda, que se repite en la agencia para refugiados, en la Unesco y la Unicef.

Screenshot 2023-10-14 at 8.05.49 PMIrán: los enemigos de mis amigos son mis enemigos

Si la ONU queda fuera de carrera, tampoco me gustaría ver a la Unión Europea con esa mezcla de buenismo, ineficiencia y autoridades que sin ser electas por nadie buscan “disciplinar” a los países miembros, con lo que el resultado ha sido cada vez, una creciente irrelevancia, a lo que se agrega un desprecio hacia el Estado de Israel y tolerancia a la judeofobia, que unido a su “superioridad moral”, sería una presencia negativa para la causa de la paz.

¿A quién prefiero? Claramente a países árabes sunitas, aquellos como Jordania, Egipto, Arabia Saudita, los Emiratos, Marruecos, y otros, que, además, están conscientes que ellos serían los siguientes en la lista, si el yihadismo logra ganar esta mano. A diferencia de quienes desfilan en las calles de Nueva York y Paris, ellos no solo conocen y han sufrido a estos grupos, sino también les temen a los ayatolas, y saben que Irán está detrás de Hamas y el terrorismo internacional actual. Por lo demás, creo que tienen menos complejos que los países occidentales, y aceptarían que Israel tuviera una presencia de seguridad en Gaza.

Eso sí, no los veo participando si no hay un compromiso real político, tecnológico y económico de Estados Unidos y también de China, para darle el respaldo suficiente a lo que debe ser la joya de la corona de esta iniciativa, que es idealmente una solución definitiva. Saben mejor que nadie que Hamas enterró por un buen tiempo la solución de los dos Estados, en la cual sigo creyendo como la mejor, ya que todas las otras son peores. Además, el 17 de noviembre apareció un sondeo del Arab World for Research and Development con el hallazgo que un 75% de palestinos apoyaban a Hamas el 7 de octubre, que explicaría por lo demás que no se han escuchado voces de representantes políticos que se atrevieran a condenar o al menos criticar el salvajismo del 7 de octubre.

Es el tipo de claridad que proporcionan la ética y la brújula moral.

Ah, me corrijo, ya que hay árabes y palestinos lo suficientemente valientes para condenar lo que ocurrió. Son árabes israelíes, ciudadanos de Israel que siempre han tenido derechos, a diferencia de exiliados palestinos de 1948 que viven en países de la Liga Árabe y que aun hoy, siguen siendo ciudadanos de segunda clase.

Cartas de muertos que nunca llegaron, LLL, 2023Huellas de la intervención de Cuba en África (en tiempos de Rusia y Ucrania)

En lo tocante a responsabilidades, en el caso de Israel, antes del “Me Too” de Hollywood, un juez árabe de la Corte Suprema de Israel redactó y firmó la sentencia que en 2011 condenó a siete años a Moshe Katsav por violación de su ayudante, cuando era nada menos que presidente de Israel. “Cuando una mujer dice no, quiere decir no”, se lee en la sentencia, frase que se transformaría en grito a través del mundo, aunque pocos saben de lo aquí mencionado.

Hay escenas impresionantes de árabes israelíes socorriendo a judíos israelíes ese día y después. No es una relación perfecta, pero rara vez se escucha de enfrentamientos entre estos dos grupos de israelíes.

Allí también destacaría a un israelí, de aquellos que construyen puentes para ahora y el futuro, de aquellos que entienden que el 7 de octubre no fue una guerra entre judíos y árabes, sino entre civilización y barbarie, exactamente lo que no han entendido las universidades de elite es que el conflicto Israel-palestinos es complicado, pero no lo es el horror del 7 de octubre, donde solo puede haber condena a lo que pasó en los kibutz cercanos a Gaza, algo que la judeofobia europea simplemente no puede entender.

 Voluntarios del grupo de emergencia judío ultraortodoxo Zaka recolectan pruebas en una de las casas atacadas el pasado 7 de octubre (EFE)
Ese israelí en el que pensaba es musulmán y líder del partido Lista Árabe Unida, sin el cual no podría haber asumido el gobierno de Bennet, anterior al actual de Netanyahu. Su nombre es Mansour Abbas. Sus ideas son las de la Hermandad Musulmana, es decir, el mismo tronco del que viene Hamas, pero ha hablado, a pesar de las amenazas a su persona, en contra del horror como también, por cierto, contra la respuesta israelí. En sus palabras, este diputado ha dicho que como “árabe israelí siente el dolor dos veces, una como árabe y otra como israelí”, además de destacar a drusos y beduinos, y como explicación yo agrego que son dos grupos que sobresalen en el servicio al Ejército, incluyendo la actual guerra.

Esta es una realidad tan potente como la otra, la del terror. Otra razón adicional para preferir sobre occidente, una Gaza sin Hamas, pero con presencia de estados árabes en el gobierno futuro, que ojalá cuente con la presencia de la Autoridad Palestina, y ruego para que aparezca por fin un dirigente palestino que quiera hacer la paz con Israel, aceptándolo como estado judío, al lado del suyo, sin pretender que desaparezca, lo que ocurre cada vez que se pide que sea del “rio al mar”, y cuya ausencia ha imposibilitado la paz, quizás, desde antes de 1948.

Para ello, la Autoridad Palestina debe actuar según sus compromisos de Oslo, es decir, ser gobierno, y no aceptar con pasividad ser expulsada de Gaza por un movimiento terrorista; no solo eso, sino centenares de muertos de sus filas, ya que las primeras víctimas de Hamas fueron ellos, palestinos “infieles” según el discurso de los golpistas en 2007. Y, en segundo lugar, comprometerse a que, del territorio bajo su control, no habrá ataques a otros lugares, es decir, Israel. Ya que, si cumplieran con ello, no habría motivo para el ingreso de tropas, como ocurre en forma creciente en la Cisjordania, donde siguen siendo gobierno, y les pagan a las familias de los terroristas que matan israelíes, judíos y árabes en sus atentados. Y en foro reciente con un Embajador Palestino en France 24, me impresionó su negativa a aceptar cualquier forma de responsabilidad en lo que pasa hoy.

Screenshot 2023-09-09 at 3.59.00 PMBreve charla con el autor de los "Cuentos de la prisión más grande del mundo" (parte 2)

Guerra regional no parece que vaya a haber, ni siquiera con Hezbollah en el Líbano. La verdad es que al titiritero mayor que es Irán no le conviene poner en peligro a su propio gobierno. Y son cobardes, que ni siquiera reaccionaron cuando Estados Unidos eliminó en 2020 al jefe del terrorismo mundial, el general Soleimani. Más aún, con Israel tuvo enfrentamientos limitados durante años en Siria y los perdió todos.

Israel se sacó sus guantes. Ahora corresponde que se los saque la comunidad judía norteamericana para atacar el discurso de odio que se ha tomado las calles de Estados Unidos. Creo que el camino es llevar a tribunales a las universidades de elite, incluyendo aquellas a las que se les ha soltado las cadenas del odio a los judíos, es decir, Harvard (cuyo nazismo quedo impune en los 30s), Cornell, Columbia, otras. Instituciones ricas, y donde sus autoridades han permitido la judeofobia en forma semejante a la de rectores de universidades alemanas en los 30s. Y me ofrezco para participar en esta tarea, ya que creo tener el conocimiento y experiencia para poder colaborar.

La tarea es actuar contra instituciones tan poderosas y personalmente contra sus autoridades, al mismo tiempo de hacerlo contra medios de comunicación, donde aquellos como CNN o el New York Times tienen poco de qué enorgullecerse, a pesar de los premios que se entregan rutinariamente unos a otros cada año.

En Estados Unidos se le concedió casi USD 800 millones a Dominion como reparación de Fox News por haber afirmado que sus máquinas de votación habían colaborado para la derrota de Trump, montos iguales o mayores podrían entregarse a estos querellantes, sobre todo, si prensa y universidades permiten la repetición de argumentos de odio usados por el nazismo y aun antes, por los Protocolos de los Sabios de Sion, creación zarista para justificar sus pogromos. Aun peor, que en universidades se repitan las mentiras desarrolladas por la KGB soviética sobre el “racismo” y el “Apartheid” israelí, aun hoy vigentes en las nuevas generaciones.

Israel ya actuó contra Hamas. Corresponde que la comunidad judía de Estados Unidos lo haga contra las universidades de elite, con la idea de llegar a la Corte Suprema, fallo que sería el mejor camino para reducir, e idealmente sacar al antisemitismo de las calles, y para empobrecer a conocidos activistas del odio a los judíos. Concluyo con palabras de la enviada especial de Estados Unidos para la lucha contra el antisemitismo: “Se puede ser un PhD y un HDP al mismo tiempo”.

Screenshot 2023-07-15 at 9.49.18 PM11-J, el anhelado y (por el momento) frustrado despertar de los cubanos

Ricardo Israel es abogado, politólogo, académico y comentarista internacional chileno de origen judío. Fue decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Autónoma de Chile. Fundador del International Center for the Quality of Democracy. Presidió el Comité de Investigación sobre Fuerzas Armadas y Sociedad de la International Political Science Association (IPSA). Ex candidato presidencial por el Partido Regionalista de los Independientes (PRI) en las elecciones chilenas del 2013. Puede seguirlo en @israelzipper. ​

 

Captura de pantalla 2023-05-31 a la(s) 1.25.38 a.m.Los totalitarismos conducen a la resignación y el suicidio en masa

Te puede interesar
Screenshot 2024-05-03 at 8.22.43 AM

Cumbre del crimen organizado de Las Américas con sigla Alba en Venezuela

Carlos Sánchez Berzain
Autores 03 de mayo de 2024

Todas estas conductas son delitos graves que hacen aplicable la Convención de Palermo por mandato del artículo 2 inciso b que define: “por delito grave se entenderá la conducta que constituya un delito punible con una privación de libertad máxima de al menos cuatro años o con una pena más grave”

Screenshot 2024-04-11 at 1.51.47 AM

¡Calladitos carajo!, el nuevo libro de Israel Mérida

HUGO BALDERRAMA
Autores 20 de abril de 2024

La dictadura ejerce presión sobre periodistas, medios de prensa, universidades y cualquier libre pensador. Pero eso no debería ser sinónimo de autocensura, puesto que entre un dictador abusivo y un pueblo que lo acepta, hay una complicidad enfermiza

Screenshot 2024-03-14 at 2.26.55 PM

¿Sirve para algo el feminismo?

Hugo Balderrama
Autores 18 de marzo de 2024

Sus acciones no se reducen al tema de Medios de Prensa y Redes Sociales, sino que incluye operaciones terroristas y emboscadas callejeras. De hecho, varias de las militantes bolivianas participaron en los actos violentos de octubre y noviembre 2019, obviamente, apoyando el fraude cometido por el cocalero Morale

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email