Howl Subtropical

Quienes durmieron sobre la furia del mar y entonaron cantos de sirenas hasta enloquecer y quienes jugaron a domar las olas pero languidecieron en el secreto de las aguas

Letras conservadas 27 de junio de 2023 Yoandy Castañeda Yoandy Castañeda

Diseño sin título (89) (1)

Con la licencia de Allen Ginsberg: 

"He visto las mejores mentes de mi generación
destruídas por la locura". 
Torpes marionetas masacradas
en los callejones del olvido
buscando los pretextos
para soñar un espejismo de campana,
hincarse desnudos y en el espejo propio
no reconocer su rostro
y desterrar un algoritmo de nostalgias
y flechar la incertidumbre
y el desespero de la duda.

Pobres plebeyos
con el lastre de la destrucción entre las venas
y un suero de tristezas
y un corazón perdido en la esperanza.
Siervos subleales,
quienes dislocaron los segundos y en medio
de miméticas corcheas se fueron a la cama del
prójimo y con su mujer rompieron los mas sagrados
mandamientos,
y luego respondieron sus exámenes orales
con el semen y las secreciones trashumantes
perdidas en el neceser de los dientes
antecediendo los fonemas en superlativa comunión.
Entonces abrazados en silencio
hablaron de política y se penetraron
y declamaron su make love not war
y se asustaron
y se atrincheraron con los gatillos de un orgasmo.

Y quienes en procesión solemnísima
se cansaron de las mentiras
y decidieron cómo vivir e incluso cuando besar
los labios de la muerte,
quienes naufragaron en las islas
y construyeron una barca
pero no lograron escapar
y se conformaron con sorber la burocracia
y masacrarse hasta legitimar el holocausto.

Quienes asesinaron su intelecto
y trataron la homosexualidad con manuales
militares y movilizaciones
y donaron su opinión
a centros de detención y coma vegetativo
y apostaron la lengua
y una mano de póker les robo el habla
para condenarlos a tenues brazaletes.
Quienes tropezaron con farolas
y durmieron sobre el césped
para marchar al día siguiente
y a la luz del alba se les olvido por que marchaban
sin embargo repitieron las consignas
y aplaudieron.

Quienes adoptaron tendencias vanguardistas
y lograron el trono cultural de la ignorancia
e incluso fornicaron y besaron
dieron gracias y exaltaron
a cambio de un premio municipal
y su diplomita de hojas amarillas.
Ay, la prostitución del arte por el arte
y los veredictos amigoprotocolares
y de recepción dólarparlante. 

Quienes durmieron sobre la furia del mar
y entonaron cantos de sirenas
hasta enloquecer y quienes jugaron
a domar las olas pero languidecieron
en el secreto de las aguas.
Quienes se marchitaron en las celdas
y vieron deshojarse las flores de la vida
mientras se quedaron sin preguntas
y esas respuestas dibujaron en nubes de carbón
por las paredes
y el erotismo abierto en los pliegos de una carta.
Lágrimas vendidas reescritas y latentes
en una fiebre de amor inacabable.

Quienes se desnudaron al foráneo
a cambio de migajas monetarias
y guardaron el excedente de su cuerpo
para los niños que deambulan por la casa.
Quienes sufrieron el laberinto de la censura
y se dedicaron a complacer
a quienes no merecían ser complacidos
para acostarse en una suite de baratijas morales.
Quienes cayeron bajo la política del Big Brother 
y fueron presos en su propia vigilancia
y lloraron el irrespeto jurídico
con odios y con sangre
y así cortaron sus alas solo porque alguien
les prohibía volar. 

Quienes encontraron solución en los andenes
y fueron a la capital y pernoctaron por 23 y G
la high Asbury subtropical de las jeringas
y los Dark Angels vestidos de policía
a golpes en esta cruzada snobista
por el celular último modelo
y alardearon de las "green party" como alternativa
a la vida inamovible de la urbe conquistada.

Quienes despertaron en aviones
para pelear guerras ajenas y fueron acribillados
y quienes volvieron pero nunca hallaron la paz
y en medio de la madrugada despertaron
con el zumbido de las bombas en la cama.
Quienes escribieron para nunca ser leídos
y vieron al verso tímido languidecer
y descargaron toda su rabia en pipas de cerveza
y disfrutaron su acidez como castigo
y quienes fundaron efímeros panfletos
subversivos y fueron perseguidos y expulsados.

"He visto las mejores mentes de mi generación
destruídas por la locura".

Te puede interesar
Screenshot 2024-04-21 at 3.05.52 AM

Sordos

Rodrigo de la Luz
Letras conservadas 21 de abril de 2024

La moda de los sordos es el síndrome colectivo del adiós. Los sordos no son sordos patológicos, son sordos por venganza

Screenshot 2024-04-21 at 3.00.56 AM

Ancestros

Rodrigo de la Luz
Letras conservadas 28 de abril de 2024

Todo lo que inventaron lo echaron a la mar. ¡Tuvieron que gritar para salvarse!

89aea142-7c6e-4774-bb54-d47cdf698d08

Golfa del futuro

Rodrigo de la Luz
Letras conservadas 10 de marzo de 2024

¡No hay en tu voz un grito que no sea inocente! De la buena intención nació la ira, de la excesiva amabilidad nació la burla

Lo más visto
Screenshot 2024-05-12 at 6.19.42 PM

El único periodismo que acepta la dictadura es el simulacro del oficio

LUIS CINO
Hechos 13 de mayo de 2024

La represión no es solo contra los periodistas independientes. El régimen también considera delito y penaliza severamente a las personas que en las redes sociales informan sobre las protestas. Hace unos días, a la joven Mayelín Rodríguez Prado la condenaron a 15 años de prisión

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email