La amenaza del socialismo (siempre tan cerca como la casa de enfrente)

No es raro encontrar a quienes, para defender el socialismo, lo separan del comunismo como si se tratase de polos opuestos, o cuando menos lejanos. “No es lo mismo”, es su frágil escudo, su infantil justificación de inevitable esencia marxista

Autores 20 de septiembre de 2023 Luis Leonel León
Screenshot 2023-07-15 at 10.26.24 PM
La amenaza del socialismo (siempre tan lejos y tan cerca como la casa de enfrente) 2023, LLL

¿Cuántas veces no hemos escuchado que los problemas de la izquierda son consecuencia de la derecha, y que no pueden ser resueltos hasta que la derecha sea aniquilada o al menos convertida en un centro amorfo, inútil, trascendido, olvidado? 

Y no es una banalidad. Es un objetivo expreso, lo mismo en los manuales intelectuales y propagandísticos que en los discursos, acentuados con cara de circunstancia, de las rendiciones de cuenta de la izquierda, y en casos aún más patéticos, de la izquierdosidad, que no es otra cosa que la actual metástasis desenfrenada del marxismo, ya no cultural, sino pedestre, aunque se cocine en universidades. 

Marxismo vulgar, prefiero llamarle, que es lo que ha llevado a ganar terreno a las dictaduras del Socialismo del siglo XXI en Latinoamérica y que lamentablemente se ha colado en España con especímenes como los podemitas, violentos discípulos, no mal pagados pero sí malnacidos, del chavismo.


AUNQUE SE TRATE DE MENTIRAS, LOS POSTULADOS DEL SOCIALISMO CALAN CON FUERZA EN EL RESENTIMIENTO, LA ENVIDIA Y LA INCONFORMIDAD MÁS PUERIL


Aunque se trate de mentiras, los postulados del socialismo calan con fuerza en el resentimiento, la envidia y la inconformidad más pueril, haciendo que la gente, descontenta por algo que a veces siquiera sabe qué es, arremeta contra sí mismos. Mi país, Cuba, es un imbatible ejemplo. 

No podemos obviar que la izquierda nace y se hace fuerte como una subversión -ese es su leitmotiv- contra un conjunto de valores conservadores de los logros de la civilización occidental, a los que con el tiempo se le bautizó como "la derecha", y que hoy, gracias al copioso y constante discurso publicitario de la izquierda, han terminado contemplándose como valores negativos, caducos, no muy positivos en el mejor de los casos, si se compara con lo que promete y jamás cumple la agenda "humana y progresista" de la izquierda. 

Screenshot 2023-09-09 at 4.05.37 PMUn escritor cubano procesado en el paraíso

Otro embuste convertido en macabra repetición (o perversión) y por ende asumida por no pocas personas como “la verdad”. Es sintomático que se trate siempre de una verdad aún no alcanzada. Un proyecto loable, pero no conseguido a causa -no faltaba más- de la derecha. 


VIVIMOS LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN, Y NO HAY NADA MÁS GLOBALIZADOR QUE EL SOCIALISMO

Es y será así. La izquierda, por naturaleza propia, siempre va a argumentar que los grandes problemas del mundo son producto de la derecha. Y nunca podrán dejar de prometer, mientras se roban millones de aplausos, que el futuro pertenece por entero al socialismo, sea radical, nórdico, socialdemócrata más o menos ortodoxo, que latinoamericano o incluso islámico. Da igual, vivimos la era de la globalización. 

Y aunque no podemos olvidar que no es lo mismo globalización que globalismo, vale insistir en que no hay nada más globalizador y, por supuesto, globalizante (que es lo dañino) que el socialismo. No es casual que el globalismo sea la nueva cara y el nuevo camino estratégico de la perdurable Internacional Socialista, un espíritu que desgraciadamente marca el derrotero más peligroso y tramposo de nuestra insufrible posmodernidad. 

Lo mismo sucede con las acciones violentas de la izquierda (lo mismo purgas, fusilamientos, campos de concentración, exterminio masivo, que vandalismo): siempre serán presentadas y justificadas meras reacciones para defender sus “altos ideales”, ya no sólo ante unas"malas acciones de la derecha" sino contra una coexistencia que el socialismo real no está dispuesto a aceptar, aunque la historia ha demostrado su necesidad de un conveniente contrario. 

Cartas de muertos que nunca llegaron, LLL, 2023Huellas de la intervención de Cuba en África (en tiempos de Rusia y Ucrania)

La izquierda global, desde los regímenes comunistas hasta la socialdemocracia, todos y cada uno de sus artífices y diversos transmisores, jamás reconocerán que en su esencia misma aflora la clave de su tesis fallida: su existencia (supuestos logros, errores, canalladas, accidentes) se debe a la existencia de la derecha, a cuyos valores se contraponen radicalmente. Después de este pugilismo ideológico y comunicacional, lo que queda es el estado totalitario. 

LA IZQUIERDA ES PRODUCTO DE LA SUBVERSIÓN A LOS VALORES DE LA DERECHA. ASÍ NACIÓ, Y SE MANTIENE GRACIAS A LA MERCADOTECNIA

La derecha, según la izquierda, debe ser exterminada. No olvidemos que la izquierda es producto de la subversión a los valores de la derecha. Así nació, y se mantiene gracias a la mercadotecnia de este tipo de discursos esencialmente quiméricos, pero de gran pegada demagógica. 

¿Y qué traerá el socialismo (o el comunismo, que según sus propios postulados es el estatus superior al que puede aspirar el ser humano)? Lo primero que te dirán es que garantizará educación y salud para todos, economía planificada y un estado de bienestar sin parangón. En fin, el paraíso en la tierra. Lindas palabras, encantadoras promesas. Pero la realidad es que quienes han vivido el socialismo saben muy bien qué es lo más cercano a la descripción del infierno. Por eso siguen escapando por millones. 

MARK J. PERRY ADVIERTE QUE EL SOCIALISMO ENGAÑA A LA GENTE CON UNA OFERTA SEDUCTORA: “RENUNCIA A UN POCO DE TU LIBERTAD Y TE DARÉ UN POCO MÁS DE SEGURIDAD"

Es imprescindible (cada vez más) rescatar el breve y agudo ensayo ¿Por qué fracasó el socialismo?, donde el norteamericano Mark J. Perry advierte que el socialismo engaña a la gente con una oferta seductora: “Renuncia a un poco de tu libertad y te daré un poco más de seguridad”. El profesor de economía recuerda que “la experiencia de este siglo ha demostrado que el trato es tentador, pero no vale la pena. Terminamos perdiendo tanto nuestra libertad como nuestra seguridad”. Como fue escrito en 1995, tras la caída del bloque comunista del Este, el título figura en pasado, pero las situaciones y juicios que expone hablan también del presente.

No es raro encontrar a quienes, para defender el socialismo, lo separan del comunismo como si se tratase de polos opuestos, o cuando menos lejanos. “No es lo mismo”, es su frágil escudo, su infantil justificación de inevitable esencia marxista.

Captura de pantalla 2023-06-07 a la(s) 1.55.24 a.m.¿Por qué los falsos Robin Hood del siglo XXI siguen engañando a tanta gente?

Pero con sacar las narices de su dañina propaganda y palpar la realidad, vemos que las diferencias (de contexto, de puesta en escena, no de guión, ni mucho menos de savia y pretensiones) entre el comunismo o el socialismo real, pese a utopías seudo filosóficas, no son más que un juego semántico, histórico para colmo de males, cuyo sentido es mantener entretenido al circo. Pues como el pan es tan poco que casi nunca alcanza, la dócil palabra ha de jugar su rol socialista:confundir y adoctrinar. La mano -peluda, suele decirse- de la izquierda es larga. Más de lo que muchos creen. 

El mundo, desde hace mucho tiempo, se trata de izquierdas y derechas. Aunque la prensa quiera paliarlo y hasta las academia, es un hecho. Y ya vemos lo que pasa cuando no se lee a Perry y tantos otros que tratan de alertar a quienes no han sufrido el socialismo en carne propia. 

Obviar la historia es el peor error de cualquier generación. Esto viene ocurriendo por generaciones. La izquierda se ha adueñado prácticamente de la educación, la cultura, el negocio de las comunicaciones. La derecha (o sus vecinos) debería entender con urgencia que no atender a estas alertas es justamente lo que mantiene a la izquierda, al simpático y funesto socialismo, como un volcán en erupción, amenazante, siempre tan cerca como la casa de enfrente.

Síguelo en Twitter: @LuisLeonelLeon 

Te puede interesar
Screenshot 2024-02-28 at 12.31.30 AM

¿EEUU en manos de China, Rusia o Irán?

MANUEL AGUILERA
Autores 01 de marzo de 2024

La compra por 85 millones de dólares de más de 200.000 acres de tierras madereras en Oregón por parte del multimillonario chino Chen Tianqiao no figura en los registros del gobierno

Screen Shot 2024-03-07 at 3.05.13 PM

10 razones por las que María Corina debe ser presidenta el 28 de julio

Manuel Aguilera
Autores 11 de marzo de 2024

Merece la pena recordar que la política es el arte de lo posible y poner negro sobre blanco 10 asuntos en los que el pueblo venezolano saldría claramente beneficiado si hacen un cambio de inquilino en Miraflores para alojar a María Corina Machado en vez de al insufrible Maduro

Screen Shot 2024-03-07 at 5.28.31 PM

La Habana, testigo de una tiranía

HUGO BALDERRAMA
Autores 14 de marzo de 2024

Con el tiempo descubrí que para desmontar los mitos y sofismas que Fidel Castro y sus panegiristas han montado sobre Cuba no hay nada mejor que leer a los propios amigotes y simpatizantes del tirano, por ejemplo a Manuel Vázquez Montalbán

Screenshot 2024-04-11 at 2.05.20 PM

¿Por qué se han distanciado Estados Unidos e Israel?

Ricardo Israel
Autores 15 de abril de 2024

Esta no es solo la guerra de Gaza, sino además algo diferente, una nueva y gran batalla del siglo XXI, ya que paralelamente ha sido la lucha en nombre de la idea misma de Occidente y de lo que representa, la ilustración, la civilización greco-romana y la herencia judeo-cristiana

Screenshot 2024-03-29 at 11.21.41 AM

Bolivia, ¿a quién nos enfrentamos?

HUGO BALDERRAMA
Autores 03 de abril de 2024

Una máxima de la estrategia dice que ningún plan funciona si no identificamos al enemigo. Así que, nos toca ver quien es ese enemigo, pues se suele reducir todo a una disputa de ideas o, la tan de moda, batalla cultural

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email