Purgas y defenestraciones: una táctica recurrente del castrismo

Las purgas y defenestraciones han sido una táctica recurrente del castrismo en sus 65 años de existencia. La lista de defenestrados —por disímiles razones y mayor o menor severidad en sus penitencias— es muy larga...

Autores 15 de marzo de 2024 Luis Cino
Screenshot 2024-03-14 at 12.50.08 PM

En la nota oficial donde el mandatario Miguel Díaz-Canel anunció que el recientemente destituido ministro de Economía Alejandro Gil está sometido a un proceso penal por “graves errores cometidos en el desempeño de sus funciones” y sospechas de corrupción, se expresa preocupación por una eventual “campaña propagandística del enemigo”.

No debería preocuparse tanto Díaz-Canel por lo que pueda decir “el enemigo”, sino más bien por las reacciones en las cada vez más menguadas filas de los que todavía se mantienen del lado del régimen.

Basta leer las varias decenas de comentarios provenientes del habitualmente crédulo e incondicional rebaño de lectores de Cubadebate que exigen explicaciones y transparencias. Y no es solo sobre los hechos que le imputan a Gil, sino también, como explica un comentarista, sobre los que “al lado, abajo, arriba, interactúan” porque, “algo está pasando desde hace muchos años y no nos damos cuenta o no queremos”.    

“Que caiga el que tenga que caer, no cierren la puerta todavía, que faltan unos cuantos”, dice uno de los comentarios. Y otro pide: “Tienen que seguir sacudiendo la mata, faltan muchos otros”.

De esos comentarios, la buena noticia para el régimen es que todavía pueden contar con la bobería y el mareo de los ilusos que no acaban de entender que la corrupción es intrínseca a la opacidad de regímenes cerrados y de compadreo como el castrista.

Screen Shot 2024-03-07 at 7.31.49 PMCuba necesita una terapia familiar

Los que creen que lo que siguen llamando “la revolución” se puede salvar destituyendo y castigando a ministros y funcionarios corruptos, vuelven a pedir, como se lo pedían hace décadas a Fidel Castro, que sacuda la mata. 

El Comandante la sacudió duro. Lo hizo desde el mismo 1959, cuando se desembarazó de José Miró Cardona, luego de tenerlo poco más de un mes como primer ministro, y luego del presidente Manuel Urrutia, a quien dio un golpe de estado televisado, y no dejó de hacerlo en los 46 años que gobernó. Ni lo dudó para ordenar el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa, Tony de La Guardia y demás acusados de aquel despiadado sacudón de mata que fue la Causa Uno de 1989.

Las purgas y defenestraciones han sido una táctica recurrente del castrismo en sus 65 años de existencia. La lista de defenestrados —por disímiles razones y mayor o menor severidad en sus penitencias— es muy larga: Augusto Martínez Sánchez, Rolando Cubelas, Aníbal Escalante, Edith García Buchaca, Joaquín Ordoqui, Orlando Borrego, Francisco Padrón, Nelson Torres, Luis Orlando Domínguez, Luis Manuel Ávila, Carlos Aldana, Roberto Robaina, Marcos Portal, Carlos Lage, Felipe Pérez Roque, Hassan Pérez, Otto Rivero, por solo citar algunos.

Esas defenestraciones, que han sido producto de paranoias, pugnas y revanchas, jamás han significado beneficios para el pueblo: solo han servido a los intereses de los mandamases.

Screen Shot 2024-03-07 at 5.07.32 PMIndefensión y aturdimiento de la mayoría de los cubanos

En su calamitoso gobierno, Díaz-Canel ya va por diez defenestrados. El más sonado es Alejandro Gil, quien por ser el rostro del reordenamiento económico era sumamente impopular. A él le ha tocado pagar los platos rotos. Que haya cometido errores y que sea corrupto o no es lo de menos: no es el único ni será el último.  

Faltan muchos truenes más. No solo los que se deriven de la trama del caso de Alejandro Gil, que se desenvolverá de acuerdo con las conveniencias de los mandamases. Habrá más tronados en el futuro. Tanto desastre y desmadre requiere de bastantes chivos expiatorios.                         

Ni Alejandro Gil ni Marino Murillo fueron los culpables del desastre económico que generó la Tarea Ordenamiento. Simplemente fueron los ejecutores de las órdenes recibidas de sus superiores. Su sustitución, como las de los demás que puedan caer, nada significará.

Tampoco significaría nada el reemplazo (que no se puede descartar) de Miguel Díaz-Canel antes de que termine el periodo como gobernante para el que lo designó Raúl Castro. El problema no es de nombres, es del sistema, que no funciona, no hay modo de que funcione.

Collage _El lado más soleado y más oscuro de mi calle_, LLL, 2023Todas las Habanas son Habanas perdidas

Publicado originalmente en Cubanet. Luis Cino Álvarez reside en Arroyo Naranjo, Cuba, y a pesar de la represión desde 1998 ejerce el periodismo independiente. Entre 2002 y la Primavera Negra de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Fue subdirector de Primavera Digital. Es colaborador de CubaNet desde hace 20 años. Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.     

Cartas de muertos que nunca llegaron, LLL, 2023Huellas de la intervención de Cuba en África (en tiempos de Rusia y Ucrania)

Te puede interesar
Screenshot 2024-03-29 at 11.21.41 AM

Bolivia, ¿a quién nos enfrentamos?

HUGO BALDERRAMA
Autores 03 de abril de 2024

Una máxima de la estrategia dice que ningún plan funciona si no identificamos al enemigo. Así que, nos toca ver quien es ese enemigo, pues se suele reducir todo a una disputa de ideas o, la tan de moda, batalla cultural

Screenshot 2024-04-11 at 1.12.07 AM

¿Oprimidas?

Hugo Balderrama
Autores 22 de abril de 2024

Tanto hombres como mujeres han sido activos partícipes en la opresión del sexo contrario (y de su propio sexo), pues la maldad está presente en el ser humano independientemente de lo que tenga entre las piernas

Screenshot 2024-05-12 at 5.38.19 PM

No es solo antisemitismo en universidades, es un serio problema de seguridad nacional: ¿Despertará Estados Unidos?

RICARDO ISRAEL
Autores 12 de mayo de 2024

Lo que nos muestran las protestas en las universidades es que el verdadero objetivo no es Israel, sino el país norteamericano, que todavía no parece ni entenderlo del todo ni reaccionar. El lenguaje se ha alterado y se llama ocupación “pacifica” lo que simplemente es violento e ilegal, una muestra más de la cantidad de complejos que existen en occidente en general y en EE. UU. en particular

Lo más visto
Screenshot 2024-05-12 at 6.19.42 PM

El único periodismo que acepta la dictadura es el simulacro del oficio

LUIS CINO
Hechos 13 de mayo de 2024

La represión no es solo contra los periodistas independientes. El régimen también considera delito y penaliza severamente a las personas que en las redes sociales informan sobre las protestas. Hace unos días, a la joven Mayelín Rodríguez Prado la condenaron a 15 años de prisión

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email