Las protestas populares y el régimen de Cuba

Los hombres y mujeres del pueblo, iletrados en su mayoría, que reclaman vivir como personas, están consiguiendo poner contra las cuerdas al régimen, algo que la oposición prodemocracia no consiguió en décadas...

Cuba libre 06 de abril de 2024 Luis Cino
Screenshot 2024-03-29 at 10.21.50 AM

No son pocos en el exilio los que se muestran escépticos respecto al alcance y efectividad de las actuales protestas de la población en Cuba. Las minimizan, argumentando —en coincidencia con la narrativa oficialista— que son solo en reclamo de comida y electricidad, y que bastará para aplacarlas con que repartan un poco de arroz y frijoles de las reservas estatales, reduzcan un poco los apagones, les pongan altavoces con reguetón y pipas de cerveza dispensada.

Muchos de los que así piensan se disgustan y asustan cuando ven a los que protestan en chancletas, los hombres sin camisas, gritando palabrotas e improperios contra Díaz-Canel. No logran disimular su elitismo y su desprecio por lo que consideran son turbas manipulables de chusmas hambrientos, analfabetos en política. Así, evidencian una disociación de la realidad y una prepotencia tan grande como la de los mandamases de la continuidad castrista.

Si bien es cierto que seis décadas de dictadura han erosionado los valores y el civismo y conseguido aturdir y envilecer a muchos cubanos, ese pueblo está harto de tanta miseria y opresión y ya no podrán volver a encerrarlo mansamente en el redil. 

Las mujeres y los hombres que salieron a protestar a las calles reclaman libertad, porque es eso lo que necesitan para vivir con dignidad, no simplemente comida, agua y luz, como pretenden hacer ver los mandamases escamoteadores de la voluntad popular.       

Screenshot 2024-03-28 at 4.53.15 PMEl error del fin de las dictaduras neocastristas en el siglo 21

Se puede coincidir con los que hablan de la necesidad —para ahora y para el futuro, si aspiramos a la democracia y no a una anarquía bananera— de que los que protestan tengan líderes con un programa político coherente que represente una alternativa al régimen. Pero no se puede menospreciar a los que desde el 11 de julio de 2021 (11J), a su modo y en la medida de sus posibilidades, desafían al régimen con reclamos que, dentro de un estado totalitario, inevitablemente resultan siendo políticos.

La suma de todas las protestas contabilizadas desde el año 2021 hasta hoy por el Observatorio Cubano de Conflictos da una cifra que hasta hace muy poco hubiese resultado inconcebible: 12.972. Y esa cuenta inexorablemente seguirá creciendo.    

Los hombres y mujeres del pueblo, iletrados en su mayoría, que reclaman vivir como personas, están consiguiendo poner contra las cuerdas al régimen, algo que la oposición prodemocracia no consiguió en décadas.

Tenemos que llenarnos de humildad y aunque duela, reconocer que fallamos en el empeño los que dotados de civismo y cierto bagaje intelectual nos hemos estado oponiendo al régimen desde la década de 1990. Lo hemos hecho sin saber el oficio, improvisando sobre la marcha, con una alta dosis de idealismo, sin proponernos explícitamente la toma del poder, pero sin parar en la denuncia de sus abusos, forcejeando por abrir espacios a la democracia en los pequeñísimos resquicios en que hubiera sido factible hacerlo, como ocurrió con el Proyecto Varela, que fue el punto más alto al que llegó la oposición. Y siempre con un elevado saldo de apaleamientos, encarcelamientos, destierros e incluso de asesinados.

Pero fuimos incapaces de conectar plenamente con el cubano de a pie. ¿Cómo íbamos a llegar a una población chantajeada, amedrentada, que luego de décadas de adoctrinamiento y manipulación ideológica, estaba hastiada de teques y le hacía rechazo a todo lo que le oliera a política? Para colmo, esa población estaba sometida a un constante bombardeo de difamaciones contra los opositores sin derecho a réplica a través de todos los medios al servicio del Estado.

Screenshot 2024-03-25 at 10.32.49 PMLos mandamases de la continuidad nunca aprenderán a vérselas con las protestas pacíficas

Todo conspiró contra los movimientos opositores. Y no fue solo la represión. Fue también la falta de recursos y el mal aprovechamiento o desfalco por algunos desaprensivos del poco que había; el insuficiente o mal encaminado apoyo internacional; las desavenencias y los conflictos internos debidos a los egos y protagonismos inflados muchas veces por los agentes infiltrados de la Seguridad del Estado; los vicios y mañas del castrismo trasplantados al campo opositor; los oportunistas e impostores que buscaban el aval de opositores para conseguir visa de refugiado.

Hoy se echa de menos a líderes que fueron referentes morales como Oswaldo Payá, Laura Pollán, Vladimiro Roca, Elizardo Sánchez y Gustavo Arcos Bernes.

José Daniel Ferrer, Félix Navarro y varias decenas de opositores están en la cárcel. Centenares más han sido forzados al exilio.

Pero actualmente, el régimen tiene que enfrentarse a las demandas cotidianas de un pueblo hastiado de abusos y mentiras. Como no tiene soluciones que ofrecer, esas protestas continuarán. Y el pueblo, a diferencia de los tozudos mandamases, sí aprendió de las lecciones del 11J.

Explica Omar López Montenegro en su artículo “El arte de la protesta en Cuba”: “El neo-castrismo dejó de ser el referente único en la vida de los cubanos y, en consecuencia, se desplomó toda la falsa construcción mitológica que lo sustentaba, incluyendo estereotipos como “esto no hay quien lo arregle, pero no hay quien lo tumbe” y tantos otros que sirvieron durante años para alimentar la cultura de la desidia y la aceptación de la injusticia como un mal inevitable. La gente quiere cambios, los quiere ahora, y los quiere como resultado de sus propias acciones, no acomodos del régimen o intervención milagrosa de terceros”.     

Screenshot 2024-03-14 at 1.34.40 PMLa Libreta de Abastecimiento (racionamiento) cumple 62 años. Hambre y desesperanza en Cuba

Publicado originalmente en Cubanet. Luis Cino Álvarez reside en Arroyo Naranjo, Cuba, y a pesar de la represión desde 1998 ejerce el periodismo independiente. Entre 2002 y la Primavera Negra de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Fue subdirector de Primavera Digital. Es colaborador de CubaNet desde hace 20 años. Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.     

Collage _El lado más soleado y más oscuro de mi calle_, LLL, 2023Todas las Habanas son Habanas perdidas
Screen Shot 2024-03-07 at 7.31.49 PMCuba necesita una terapia familiar



Te puede interesar
Screenshot 2024-03-20 at 11.43.16 PM

Jorge Junior: un reguetonero en su laberinto

Luis Cino
Cuba libre 21 de marzo de 2024

Ya no deberían asombrar las evasivas, zorrerías, circunloquios y pendejadas de los artistas cubanos que, en el exterior, en lo que respecta al régimen castrista dicen ser apolíticos, pero que se prestan gustosos a participar en cuanto guateque y pachanga oficialista son convocados cuando están en Cuba

Screen Shot 2024-03-07 at 5.07.32 PM

Indefensión y aturdimiento de la mayoría de los cubanos

Luis Cino
Cuba libre 10 de marzo de 2024

El régimen ha conseguido amansar y silenciar incluso a muchos cubanos en el exterior. Son esos que aseguran que emigraron por razones económicas, no políticas, y que temen posicionarse públicamente en contra del castrismo por temor a que, en represalia, les impidan visitar Cuba para ver a sus familiares

Screen Shot 2024-03-07 at 7.31.49 PM

Cuba necesita una terapia familiar

Luis Cino
Cuba libre 13 de marzo de 2024

Para superar décadas de intolerancia, odios, prejuicios e incomprensiones que nos impusieron, y de una vez por todas pasar por encima de los mandamases que, aunque vaya en ello el hundimiento de la nación, se niegan a pedir perdón y rectificar su rumbo fallido

Screenshot 2024-04-13 at 6.17.17 PM

¿Qué podemos hacer por el pueblo de Cuba?

Camila Acosta
Cuba libre 13 de abril de 2024

Se deben rechazar las fórmulas globalistas (Agenda 2030, ideología de género, feminismo, wokismo, progresismo), porque estas son las mismas que han sostenido al régimen cubano y porque solo contribuirían a perpetuar ideologías extremas, dictatoriales y/o neomarxistas. El camino es difícil, tortuoso, lleno de obstáculos, pero no imposible

Screenshot 2024-03-14 at 2.02.33 PM

La Habana, entre los cocos y las jineteras

HUGO BALDERRAMA
Cuba libre 16 de marzo de 2024

No todos los médicos cubanos son agentes subversivos, muchos son, en realidad, rehenes obligados a trabajar para la dictadura, pues deben entregar el 90% de su salario a La Habana. Además, aquellos galenos que tienen hijos y esposa son forzados a dejar a su familia como garantía

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email