Los jóvenes harán el cambio, pero al modo que aprendieron

Los jóvenes se las arreglan para subsistir, en los estrechos márgenes que deja el régimen, con un trabajo por cuenta propia, un empleo en una empresa de capital mixto o en el turismo, un pariente en el exterior que les envíe dólares, un amante extranjero, una obra de arte bien vendida, o “bisneando lo que aparezca”

Autores 26 de octubre de 2023 Luis Cino
Screenshot 2023-10-24 at 12.07.58 AM

La crisis de valores éticos que se originó durante el llamado Periodo Especial y que en los últimos años, con el agravamiento de la situación económica y social del país se ha agudizado más, en quien más negativamente ha repercutido es en los hijos y los nietos de los que el régimen esperaba fuera el “hombre nuevo”. Paradójicamente, son los que menos reparan en ello. Se resignan, repitiendo mantras fatalistas como “no es fácil” o “no hay más na”, y echando a un lado los escrúpulos, porque consideran que si de sobrevivir en un medio hostil se trata, vale todo.

Pasaron su niñez y su adolescencia en la década de 1990 entre las colas para conseguir comida, los apagones, las guaguas que no pasaban, las jineteras y los pingueros a la busca de un “yuma” a quien exprimir y la gente que se lanzaba al mar en cualquier artefacto que flotara.

Vieron a sus padres dejar sus trabajos porque lo que les pagaban no alcanzaba ni para mal comer una semana y hallar otro empleo donde hubiera “búsqueda” (ese eufemismo para designar el robo al Estado). Y mientras buscaban la forma de mantener a su familia a como diera lugar, evadían al jefe de sector y los chivatos del CDR, jugaban números en la bolita, maldecían su suerte y buscaban refugio en los santos que no escuchaban y el alcohol que poco a poco los iba matando.

Screenshot 2023-10-23 at 11.23.52 PMItalo Calvino en Cuba: de la censura a la apropiación indebida

Algunos muchachos comprendieron lo adecuado de no preguntar jamás de donde salía lo que había en la mesa o la ropa de marca que le regalaban en su cumpleaños.

Piadosamente, putear dejó de ser eso para convertirse en “luchar”, que también podía ser sinónimo de carterear, estafar o vender marihuana. Y así muchos, convertidos en sinvergüenzas todo terreno, se ahorraron los complejos de todo tipo y los remordimientos. 

La juventud no cree en ordenamientos ni mipymes 
 
Esas historias deprimentes se repetían entre los menos afortunados, que eran la mayoría. Los hijos de papá sufrían menos experiencias desagradables. A ellos llegaban, si acaso, solo las anécdotas de sus compañeritos de la escuela, que andaban malolientes, con los zapatos rotos y solo tenían para merendar, a la hora del receso, pan con aceite (si había aceite) y agua con azúcar.  

Como vivían rodeados de varias morales, los muchachos decidieron finalmente hacer lo mismo que sus papás y sus mamás: vivir sin ninguna. Así, aprendieron temprano a simular y a perder los escrúpulos. No tuvieron otra opción que sumarse al “sálvese el que pueda”. Para ellos, fue natural hacer lo que observaron desde la cuna. Pero lo hicieron sin las limitaciones que frenaban a sus padres, que tanto teque ideológico tuvieron que escuchar y apariencias guardar. 

Screenshot 2023-10-17 at 11.43.31 PMLo que no dice el MINREX sobre Hamás y la Franja de Gaza

A los jóvenes de ahora mismo, cínicos, hedonistas y descreídos como son, y adictos a las redes sociales, no se les puede venir con teques y politiquería. El régimen lo sabe. Y como no puede ganárselos ni contar con que simulen el entusiasmo de décadas atrás de sus abuelos, se conformaría con que obedecieran. Pero después de las protestas del 11J, protagonizadas por jóvenes, ni eso. Ni siquiera asustándolos con las largas condenas de cárcel impuestas a varios centenares de manifestantes y la implantación de nuevos edictos represivos.     

El castrismo da por perdida a la juventud
 
En Cuba la nueva generación es cada vez más diversa y compleja. Una parte de ella es instruida y calificada. La otra vive al borde de la marginalidad o está de cabeza metida en ella y delinquiendo. Pero todos los de las más nuevas generaciones tienen mayores expectativas que sus mayores. Reclaman libertades públicas, trabajos mejor remunerados, más calidad de vida, más comunicación con el mundo exterior. Y el régimen es incapaz de concederles esos derechos porque eso iría, no ya contra su esencia dictatorial, sino también contra propia supervivencia.

Los jóvenes se las arreglan para subsistir, en los estrechos márgenes que deja el régimen, con un trabajo por cuenta propia, un empleo en una empresa de capital mixto o en el turismo, un pariente en el exterior que les envíe dólares, un amante extranjero, una obra de arte bien vendida, o “bisneando lo que aparezca”. Pero cuando, por mucho que se esfuerzan, ven cada vez más lejanas las posibilidades de tener un futuro mejor, ignorando las exhortaciones de los mandamases comunistas a tener proyectos de vida en su país, se largan por Nicaragua o México, a través de un parole o la lotería de visas estadounidenses, o piden asilo a la primera oportunidad en que viajen al exterior, si son deportistas o artistas.

Collage _El lado más soleado y más oscuro de mi calle_, LLL, 2023Todas las Habanas son Habanas perdidas

El régimen se libra de los que se van. Son millares de inconformes menos con los que tendría que lidiar y muy pronto se convertirán en emisores de remesas para sus parientes en Cuba. El problema será mantener sometidos a los que se quedan. Cada vez más frustrados e inconformes, aunque parezcan apáticos a la política o incluso se dejen confundir a ratos por la retórica oficial, si no saben bien definir qué quieren, ya tienen claro lo que no quieren.        

Los nietos de la Revolución de Fidel Castro protagonizarán la inevitable transformación post-totalitaria de la sociedad cubana. Solo que lo harán actuando de la forma en que aprendieron. Y eso no es exactamente una buena noticia. Digo, al menos para los que soñamos con un país decente.

Captura de pantalla 2023-10-07 a la(s) 10.55.56 a.m.Mipymes y continuidad: la apuesta del poder en Cuba

Texto reproducido en El Nuevo Conservador por cortesía de su autor y la agencia Cubanet. Luis Cino Álvarez reside en Arroyo Naranjo, Cuba, y a pesar de la represión desde 1998 ejerce el periodismo independiente. Entre 2002 y la Primavera Negra de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Fue subdirector de Primavera Digital. Es colaborador de CubaNet desde hace 20 años. Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.   

Captura de pantalla 2023-06-07 a la(s) 1.55.24 a.m.¿Por qué los falsos Robin Hood del siglo XXI siguen engañando a tanta gente?

Te puede interesar
Screenshot 2024-03-14 at 2.26.55 PM

¿Sirve para algo el feminismo?

Hugo Balderrama
Autores 18 de marzo de 2024

Sus acciones no se reducen al tema de Medios de Prensa y Redes Sociales, sino que incluye operaciones terroristas y emboscadas callejeras. De hecho, varias de las militantes bolivianas participaron en los actos violentos de octubre y noviembre 2019, obviamente, apoyando el fraude cometido por el cocalero Morale

Screenshot 2024-02-28 at 1.05.44 AM

El divorcio necesario de Putin y Maduro

MANUEL AGUILERA
Autores 05 de marzo de 2024

¿Cómo romper entonces la historia de amor entre estos dos enemigos de los EEUU? Una pareja que aunque no habla la misma lengua, comparte intereses como el nulo compromiso con los valores democráticos y el respeto a los derechos humanos

Screenshot 2024-05-09 at 1.01.09 PM

El marxismo, más que el antisemitismo, es el responsable de los disturbios universitarios

Julio M. Shiling
Autores 11 de mayo de 2024

Los canallescos actos de subversión que tienen lugar en los campus de Estados Unidos están bien financiados y organizados. El dinero que financia a muchos de los grupos que están coordinando logísticamente el vandalismo, las protestas y las ocupaciones y destrucción de espacios públicos, son donantes importantes de grupos y causas de la extrema izquierda y políticos del Partido Demócrata

Screenshot 2024-02-28 at 12.18.44 AM

El dictador y su nomenklatura

HUGO BALDERRAMA
Autores 04 de marzo de 2024

El subsidio a los hidrocarburos ha sido la principal causa para que las Reservas Internacionales bajen de 15.000 millones a, aproximadamente, 1700 millones

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email